9.1.17

La escala del sentir

Tengo la espina de un higo (tuna como se dice en todos lados menos en Colombia) enterrada en el dedo. Es diminuta, calculo tiene alrededor de 0,05 de milímetro. La veo a duras penas. He tratado de sacarla usando un depilador en muy buen estado y una aguja. No he podido.

Me puso a pensar en lo delicado del sentir. Todo está conectado y no se puede jugar con eso. No se puede jugar con nadie. No se debe permitir que nadie juegue con uno. No se puede dejar pasar la incomodidad. 

8.12.16

Segunda de la noche

Acabo de sentir un escalofrío que había olvidado desde 2006. 

7.12.16

Día de velitas 2016 - Inventario

4 Velones. 
-Por arreglar lo que siempre ha faltado por arreglar.
-Por dejar ir el pasado
-Para dar gracias
-Para ser feliz y dar felicidad

2 Velitas
-Por el trabajo (se apagó)
-Por el estudio

1 Velita a medio quemar. 
-Un amorcito pirata. 

31.10.16

Espero roto y reparado. La espero rota y reparada.

Esto es ser una puerta vieja. 

19.2.13

El dolor y la venganza.

Vi una noticia en la que cuentan como al sur de Bogotá mataron a un niño por 200 pesos ( ~10 centavos de dolar). El atacante, menor de edad, prófugo, y con un amplio historial,  dijo descaradamente estar fumado con marihuana.

Pensé, que tal vez si a mi me mataran un hijo así (o a mis sobrinos), yo buscaría vengarme y mandaría a matar a esa persona en la cárcel. Me asusté de mi mismo y de como este país va paramilitarizando el alma.

El viernes pasado hablaba con algunos amigos y salió el tema, que en Colombia hay que reformar la política penal, especialmente en lo concerniente a menores de edad. No hay ninguna duda sobre eso. Espero que igual como pasó con el caso del muchacho estrato ocho que iba para Harvard, en este también se haga justicia y se ponga una sanción ejemplar.

No queda de otra sino confiar en la justicia, de alguna forma.