10.12.17

El rompecabezas.



Empezamos como un café con postre.

Pasamos por un tentempié de tempura y un: "acompáñame a  jugar con mis amigos en una escape room".

12 pistas.

Un intento de record.

"Ya no me molesta cuando me analizas".

Es como un recordatorio periódico que seguramente hay algo diferente.



Velitas 2017 - Líneas y relatividad del tiempo.

Siempre dejo todo para último momento, pero esta vez el inventario del año pasado estaba listo y revisado. Ahora va el del 2017.

7 de diciembre a las 17:00, comí dos bolas de helado y entregué un regalo. Di un abrazo con felicidad. 

19:30, estaba haciendo ejercicio. A las 20:55 compraba 6 buñuelos. A las 21:02 entregaba 3 buñeulos que se cayeron al piso por mi desdén y me hicieron dar cuenta lo cruel que puedo ser. 

21:05, mi mamá me contó que de hecho estaban en la casa prendiendo velas que "pasa por acá y te integras". Casi todos los seres que amo, casi todos con los que deseaba estar ese momento, prendiendo velas, juntos, llenando de pequeñas lucecitas, el balcón que se pensó fallidamente como un escenario tan feliz.

Y de nuevo:

- Una por esta vez pegarle al trabajo, porque lo voy a buscar y hacer con cuidado. 
-Una por seguir teniendo a la familia cerca y tener la fuerza, alegría y cuidado para estar con ella.
-Por los amigos y su felicidad
-Para dar paz
-Para sacar el estudio adelante y, por qué no, irme de nuevo a empezar en otro lado
-Esta vez sí, un amor de verdad.

23:11 ya estamos sentados en un restaurante de comida para borrachos. Compartiendo como llevábamos tiempo sin hacerlo. Mi familia, apoyándome mientras enviaba una hoja de vida, tratando de reparar mis errores.  

Ya las 8.00 del 8. Haciendo planes para no pensar. Hasta el 9. 

Ya 9; un año y dos días despues, volverse a encontrar. Reírse, conocer el contexto, jugar. Otra vez regueatton y risa en el carro.

Casi las las 22:00, el mismo dolor que hace dos años. Fuerza. Una decisión y 5 velas que igual a las 6 anteriores, se cuidan hasta el final porque para el periodo que viene no puedo permitir que dependa del destino. Todo depende de mí.

-Familia, trabajo, estudio, felicidad, amor.

23:50. Un poco roto. 

10 de diciembre. Dos años desde que me confirmaron el dolor que ya venía intuyendo. 2 años desde que me rompí. Dos años despues, con un nudo diferente pero que se siente casi igual.

24.11.17

Releyendo

Leo de nuevo este blog, con typos, sin tildes, tan joven. Releo y pienso. Para eso son los blogs.

Fui infeliz con ella, desde el principio. Trate tanto. Me sequé tanto.

Ahora pienso que, aunque estoy sintiendo cosas bellas, hoy; esta noche cuando todo vuelve a la rutina que me devuelve sutilmente a mi lugar y que no parece que las cosas vayan a cambiar, retorna la desazón, tristeza y dolor de esperar. Tal vez, sea bueno recordarme que aunque la química es un requerimiento, que además en este caso se sobrepasa con creces, es solo el comienzo. Las ganas tampoco son suficientes. Tiene que ser todo, al mismo tiempo. En armonía.


-o-


En la noche de las velitas del año pasado antes de escribir aquí, conocí a la persona que luego de un montón de dolor y creer que estaba muerto por dentro, de la nada me hizo sentir de todo. Casi sin conocerla, esa cara, esos ojos, esa sutileza en el ser, esa cara. ¿Ya dije que la cara?

Y llegué a la casa para prender varias velas repletas de intenciones. Se quemaron extrañamente todas a diferente ritmo, como siendo ciertas con la identidad que les fue asignada. Las intenciones de esa noche, han sido también recíprocas con cada vela.

  • El pasado no se ha ido pero ya no duele tanto, casi incomoda o desilusiona más que otra cosa. 
  • He sido feliz, más que en muchos otros durante el último año, aunque ha sido difícil, triste y pesado. He sido feliz. Tuve momentos de mucha felicidad. Hasta se me había olvido lo qué era eso. 
  • Lo que tocaba mejorar ha mejorado. Se ha vuelto por lo menos, a ser parte de algo. Se trabaja por ese algo. Hay comunicación.
  • Las gracias; ¡Carajo! He hecho de mi vida lo que he querido. A los golpes. Luchando. No me he rendido, pero he logrado hacer cambios que terminaran siendo exponenciales. 
  • El trabajo se apagó y no volvió a prender. Ya vendrá el otro año, el que por primera vez luego de mucho, lo voy a empezar sin una entrada económica cierta. Pero es mejor que ser miserable.
  • ¿El estudio? ¿Qué más puedo pedir? ¡Fui tan, pero tan feliz! Estoy cansado. De hecho en este momento debería estar escribiendo. Pero fue la vela más rápida y aquí voy, aprendido lo que siempre quise. Pensando.
  • Y el amor. No sé el porqué lo pedí pirata (Ok, sí sé). 

Y pirata llego. Creo que siento ganas de amar a esa persona, así no fuera la de las intenciones de esa noche. Creo que ella siente lo mismo, sin estar del todo; desde la imposibilidad.

Pero sigue siendo pirata, que cerrando con lo que abrí esta entrada, como que no cierra nada.

18.11.17

Es fuerte...

...pasar de una cara bonita con cuerpo generoso, porque no me puedo sacar su sonrisa de la cabeza.

Es como serle fiel a la posibilidad de una historia.

Tan fuerte. Tres meses de esto. Desde el primer minuto. Desde la primera mirada. 

22.10.17

seguimiento a la unión.

Que tarde más agradable.

Que noche más agradable.

Aquí ni las cagadas la hacemos a medias. 

21.10.17

State of the union

Bullets para reflexionar.


  • Ayer me acosté sintiendo exactamente lo mismo que cuando escribí esto. Seguro me proyecté, pero pues no. Eso no. 
  • Ayer se me hicieron medio las huevas con lo de la renuncia, tampoco sé qué pensar pero...
  • Me llamó mi ex jefa, hablamos 5 mins pero no le conté que había renunciado. Ella, que laboralmente me conoce como nadie antes y sabía como motivarme (manipularme) con el meñique, me envío, de nuevo, una convocatoria a un PHD. 
  • Me gusta el sushi de cine; y el cine francés muy cotidiano. Eso no cambia.
  • Hoy seguro voy a tener un día muy bonito, pero sigo pensando en eso que a medias, solo el guaro. 
PD: Ah! y la culpa. La perra culpa. 

9.1.17

La escala del sentir

Tengo la espina de un higo (tuna como se dice en todos lados menos en Colombia) enterrada en el dedo. Es diminuta, calculo tiene alrededor de 0,05 de milímetro. La veo a duras penas. He tratado de sacarla usando un depilador en muy buen estado y una aguja. No he podido.

Me puso a pensar en lo delicado del sentir. Todo está conectado y no se puede jugar con eso. No se puede jugar con nadie. No se debe permitir que nadie juegue con uno. No se puede dejar pasar la incomodidad.